miércoles, 19 de noviembre de 2014

Crónica de La Habitación Roja en Zaragoza @ Sala Lopez


Crónica de La Habitación Roja en Zaragoza


Hay cosas que me resultan difíciles dejarlas pasar y a pesar de todo, era algo que no dude ni un segundo. Era el día, la hora y aunque las últimas críticas les definían como que estaban más “blandos”, me acerqué a la Sala López de Zaragoza. Viernes, una banda que siempre me ha gustado y música en directo, no era como para pensarlo mucho. 

Empiezan a sonar los primeros acordes cuando saltaron al escenario la banda, alrededor de las 22h:10 con “Tanto por Hacer” de su nuevo trabajo La moneda en el aire. La sala estaba casi llena en su totalidad, contaban con un buen ambiente y un público que sabía muy bien que era lo que iba a ver, un buen sonido por parte de la sala, aunque hay que reconocer que el técnico podía haber realzado mucho más algunos temas y todo en conjunto metido en esa gran coctelera de sala hizo que pasara lo que tenía que pasar. 

Nos encontramos ante una banda entregada desde el principio con un directo impecable. Muchos kilómetros son ya los que llevan recorridos y muchos escenarios en los que han girado. De tablas iban más que sobrados pero no por eso bajaron en sus intenciones. Creo que nos entusiasmaron a todos los que allí nos reunimos desde el primer momento, te miran de frente y te cantan a ti. Iba todo muy directo y la línea iba “In crescendo”, desde luego no se podía pedir más, los valencianos nos dieron lo mejor de ellos y también “sudaron bien la camiseta”.

Nos hicieron múltiples guiños, claro que en el tintero iban a quedar irremediablemente muchas canciones que para muchos son imprescindibles, es mucha la discografía que tienen pero sí que se puede decir que hicieron todo lo posible por complacernos. Así se iban sucediendo temas de sus discos Fue eléctrico, Nuevos tiempos y como no, su último trabajo Moneda en el aire. Entrelazando unos con otros, los valencianos decidieron no darnos tregua y hay que ver como nos gusta que no nos den esa opción. “Siberia”, “El resplandor”, “Van a por nosotros” hicieron que ya de primeras la gente se metiera de lleno en el concierto, temas que conocemos y que no dudábamos en cantar, saltar y todo lo que se preciara. Labor impecable de tanto de Pau como del resto de la banda, manteniendo en muchos momentos, entrando en “trances en otros y liberando cuando era necesario.


“Si tu te vas”, “Quedas tú”, “La casa en Silencio” eran las siguientes para seguir repasando su último trabajo, nuestras caras lo decían todo y ellos eran muy conscientes de lo que allí se estaba cociendo. Palmas, saltos, coros,  cosas que sólo en los conciertos cuando entras de lleno ocurre, esos lenguajes entre la banda y el público que creo no hace falta traducción, simplemente te entiendes. Algo así ocurría cuando ya sonaba “La segunda oportunidad” y es entonces cuando nos presentó “La moneda en el aire” comentándonos que esta misma semana (si no hay contratiempos) saldrá el vídeo. Podéis imaginar la que se lio al escuchar los primeros acordes de “Indestructibles”??? Exacto!! No había un mañana para muchos en el estribillo de la canción o quizás para todos. No, no penséis que ahí ya estaba todo hecho. Se habían empeñado en que la fiesta continuara y sin descanso alguno “El eje del mal”, “Voy a hacerte recordar” retumbaban por toda la sala. Eran ellos sin duda los culpables de lo que estaba ocurriendo. Ya para terminar la primera parte “De cine” y “Annapurna” para dejarnos un poco de respiro y darse un poquito de aire ellos también. ¿Quién había dicho que estaban “blandos”?

Tras el breve descanso vuelven con uno de los temas más emotivos, quizás por como es, por lo que significa y porque llevaba una dedicatoria desde el corazón “Dos metros bajo tierra”. Saben que les queremos y agradecen que siempre han tenido un buen lugar aquí. Así como también nos recuerdan que son ya 20 años los que llevan en el panorama musical. Lo cierto es que viéndoles se entiende por su calidad y por sus tablas. Por intensidad y por ilusión?? Parece que quieran comerse el mundo … aquí lo hicieron! Momento en que se arranca Jorge a cantar a capela con el público … vaya tela! Y ya continuaron con “La edad de oro” y “Eurovisión”.

Claro si a nosotros nos preguntan, queríamos que nos cantaran todo, cosa que era muy difícil. Pero les gusta jugar, interactuar y sobre todo notar esa cercanía, ellos querían ofrecerlo todo y por eso que no quedara. Ya nos van advirtiendo que para los 20 años habrá eso y más y nos ofrecieron trocitos de canciones, como un popurrí del que participábamos exactamente igual.

Y como todo llega el final con un gran broche “Ayer”, cercano, divertido y agradecido, no dudo en saltar del escenario micrófono en mano y subir a uno de los rincones laterales mezclado entre la gente para cantar allí, con ellos. De ahí también buscó el sitio de la barra donde la visión era menor y se subió en ella, detalles de una banda que lleva con buenos éxitos … 20 años? Finalmente terminaron entre buena ovación su actuación.


Como ya esperaba, volví a vivir un concierto con una buena calidad instrumental como vocal, no dieron en ningún momento descanso creando un ambiente muy bueno y subiendo la intensidad conforme avanzaba. Buenas dosis de energía circulaban y eso era algo indudable en un concierto de casi dos horas. Con este último álbum han dado otra vuelta más a la tuerca eso sí, con su sello de autenticidad como siempre.


Esperamos que volváis muy pronto para celebrar los 20!!!!


#siempreunabrazo y un beso

Mar Barbados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada