jueves, 22 de enero de 2015

Crónica - Rufus T. Firefly y Pupila en una noche eléctrica en Zaragoza



Rufus T. Firefly y Pupila en una noche eléctrica en Zaragoza



Si vas mirando programaciones y sabes que estas dos bandas vienen a Zaragoza, no es planteable, hay que ir!!. Si encima las dos vienen con el disco calentito, no piensas en cómo será su directo, porque claro está que te imaginas y te  haces a la idea, pero nunca nada es comparable a sentir la música en directo. 

Así que no podía faltar a la cita el pasado 16 de Enero, en la sala La Ley Seca de Zaragoza. Al llegar seguían con la prueba de sonido por ciertos problemillas, debido al complejo sistema técnico que lleva Pupila, pero nada que con buena dedicación se le resistiera al técnico de sonido que realizo un buen trabajo. Le siguió una grabación de la que tuvimos la gran suerte de ser testigos, que realizo Víctor de Rufus T. Firefly para el blog El Ukelele y que no daré información, mejor llegado el momento, lo veis vosotros en su post. Sólo diré que enmudeció la sala, se cargo de emoción y cuando acabó tenía ganas de abrazar a alguien. El poder de la música, ains que bonito. Bueno, ya os cuento un poco como fue la noche.


Los primeros en actuar fueron Pupila, un grupo que me sorprendió enormemente. Unos toques enérgicos de batería y platos dan paso al primero de los temas con los que empieza
el concierto “Declinación solar positiva”  de su nuevo disco Pequeña Victoria y ya capta mi atención la energía que desprenden, que contrastando con la calidez de la voz de Ana crean un gran ambiente sonoro. 


Un recuerdo a su segundo disco La Guerra Relámpago con “Ritual”, la intensidad seguía recorriéndolo todo y ellos seguían esa corriente que iba creciendo. De vuelta con su último disco se sucedían los temas “El páramo”, “Aristas”, en el que subió al escenario Víctor de Rufus T. Firefly y simplemente me vencieron, cantamos, llevábamos el ritmos casi todos con ligeros movimientos, no queríamos perder ningún momento de la actuación. Me pareció simplemente precioso y de una potencia brutal. Y no iban a bajar el ritmo ni pensaban, su música no lo permite y la voz de Ana te acuna, continúan con “Días intensos”, noches eléctricas” en el que puedo decir que me dejaron literalmente y felizmente electrizada. Siguen repasando este discazo con “El coleccionista” y “Pequeña victoria” con esos toques que tiene su música post rock fundidos con stoner, música que realiza dibujos imposibles y que carga directa a los sentidos. Otro guiño a su anterior disco con “6:45 AM” , tomo conciencia de la importancia que toman (Ana) teclados y (Darío) guitarra, como si una guerra descarnizada se tratara, mientras que (Juanma) batería y (Sergio) bajo son el alma que late con fuerza en cada tema y todo ello calmado con esa voz. 

 Terminan con “Archipiélagos secretos”, “En el camino” sin bajar ni por un segundo ni la energía, ni la intensidad, dándonos un buen repertorio y finalizando con un tema espectacular instrumental “1155”. A mí personalmente me cautivaron con un directo que sinceramente me sorprendió. Es de valorar y agradecer, ver a músicos que se entregan de ese modo a su música.



 Turno y cierta expectación por ver el desarrollo de la actuación de la banda de Aranjuez Rufus T. Firefly. Su disco salió el pasado noviembre, realmente calentito y tremendamente elaborado. Con miles de giros y matices, sólo escuchar “Nueve” es darte cuenta de que es un gran trabajo o de que se han vuelto locos. Pero cómo se lleva un disco así al directo?


Toman sus posiciones y comienza a sonar “Séptimo Continente” de su anterior disco, empezábamos ya recordando su letra y entre las bonitas notas del piano gana una fuerza tremenda un tema enérgico que va creciendo conforme avanza la canción, siguiéndole “El día de la bicicleta”. Momento para empezar a repasar su nuevo disco Nueve y continúan con ”Midori”, “Lie E8” y “Pompeya”, la verdad es que es todo un espectáculo ver a esta banda. Sus movimientos, su forma de entender y vivir la música, su nervio a la hora de ejecutar un tema. Ya no era sólo lo complicado de realizarlos que lo hicieron de un modo espectacular, es que yo creo que no podíamos ni pestañear, estábamos ya rendidos a ellos y se veía al público acompañar con la cabeza y cantar también. “Escribe aquí el nombre de la persona a la que más quieras” o “Incendiosuicida” fueron otros dos temas con los que dieron repaso a su anterior disco y con los que disfrutamos cantando y en algún momento nos venían también recuerdos a la mente, para continuar con “El problemático Winston Smith”. Realmente estaban haciendo de la noche, un gran concierto con un directazo impresionante. De esos que no quieres por nada que acaben y que adquieren un ambiente especial al tratarse de una pequeña sala.

Es tremendo ver a Julia que brillaba con luz propia en la batería, Alberto se desvivía dando ese toque que sólo las teclas y otros ritmos requieren, me hubiese creído perfectamente que Victor y Carlos hubieran hecho saltar alguna cuerda por los aires al mando de sus guitarras, o que saliese humo del bajo de Sara que bajo ese aspecto más tranquilo, el instrumento sonaba por toda la sala. Ya para finalizar el concierto y como broche “El increíble hombre menguante” y “Test de Voight-Kampff”, rock alternativo con huella de identidad que nos dejaron con esa sonrisa en la cara de haber vivido un concierto diez.

Como siempre os recuerdo que escuchar música está genial pero y hay algo que te hace sentir y por unas horas olvidarte del mundo, es vivirlo en directo y más cuando bandas de esta embergadura vienen a tu ciudad. No desaprovechéis nunca la posibilidad de verlas, es todo un lujo y yo espero volverlas a ver muy pronto.



#Siempreunabrazo y un beso

Mar Barbados




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada