sábado, 24 de enero de 2015

Reseña - PICCADILLY – NO HE VENIDO A DORMIR por nuestro Dani




PICCADILLY – NO HE VENIDO A DORMIR.



¡Qué grata sorpresa nos hemos llevado con los madrileños Piccadilly cuando hemos puesto a sonar su EP en nuestras musicales paredes! Este quinteto pop rock fundado en 2012 presentó en la pasada primavera este “No he venido a dormir”, un EP de cinco canciones grabadas en los estudios El cielo de Madrid que hablan de la carretera, de las noches, de los amaneceres, de ti y de mí, y siempre ambientando sus versos en las míticas calles de la capital.

No puede empezar mejor nuestro paseo por Madrid que con los riffs genuinos de “Vergüenza torera”, un animado tema que habla de la música, de las noches interminables en compañía, y en el que ya no podemos evitar tener en cuenta la rockera y cuidada voz de Jose, enorme en esos estribillos pegadizos que serán la punta de lanza de este trabajo. Como si fuesen la banda sonora de una gran película, uno a veces se lamenta de que temazos como “Buenas noches Madrid” no tengan la repercusión que merecen, y más cuando compruebas que algún film grabado en dicha ciudad prefiera contar en su BSO con grupos prefabricados. Pero es ilusión y no negocio el que hace de este corte todo un himno al que se nos introduce con clásicos coros pop, versos que nos incitan a seguir al corazón y dejarnos llevar, y un estribillo de esos que no puedes dejar de cantar una y otra vez.



Suenan campanas cuando aparece el tercer tema en nuestros oídos: “Mito” sería algo así como el tema pausado del disco, o al menos eso creíamos hasta que escuchamos el enorme solo de guitarra a los casi tres minutos de canción. Relata un momento de desgana, de reflexión, con versos como “Soy un mito del ayer, un héroe condenado, prisionero de una guerra que aún no ha empezado…”. Son minutos fríos que, pese a ello, no desentonan con “Me viste reír”, un tema disfrazado de un recuerdo de hace ya unos cuatro veranos, lleno de calor, de cigarros y de cómplices paseos por la capital.

Es un amanecer tranquilo tras el cual empieza a sonar la guitarrera y rebelde “Nada que perdonar”, de cuyos primeros versos se extrae el título de este disco: Terminar hablando de sentimientos, de consecuencias, resquemores, de deslices, es sin duda la mejor opción, y si hablábamos de voz rockera, éstos minutos son sin duda el mejor ejemplo, entre versos contundentes como “hagamos el amor como al principio, cuando no teníamos nada que perdonar..”. Llegamos a los segundos finales de este trabajo y solo nos quedan ganas de ponerlo en marcha otra vez, y es que realmente creemos que es un EP de esos que gustarían a mucha gente.

¡Ya solo esperamos verles por las salas madrileñas cuanto antes para ver cómo de bien puede sonar todo esto en directo!



#siempreotroabrazopiccadilly

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada