domingo, 8 de marzo de 2015

Reseña de ¡Viva! de ¡Viva la Novia!



Nunca nos cansaremos de hablar de bandas que empiezan a despuntar, de bandas que consiguen sacar adelante un proyecto de crowdfunding para grabar un disco, y/o de esos grupos que regalan ilusión con cada acorde de sus canciones. Es el caso de los prometedores ¡Viva la Novia!, un sueño barcelonés hecho realidad. Se nos pone la carne de gallina solo con escucharles hablar, en vídeos y entrevistas, y más cuando empieza a sonar su trabajo ¡Viva!, grabado hace poquitos meses y que engloba temas nuevos, alguna de las primeras composiciones de la banda, y por supuesto los singles previos a la publicación de este trabajo.

Esta maravilla de fuerza y frescura a partes iguales comienza con “Objection”, un tema tenso musicalmente hablando y con replicantes versos, claros y concisos, en un irremediable adiós resumido en ese elegante “I don’t like you” de Vera. La fiesta rockera aparece en escena cuando se acelera la batería en “The Race”, un temazo en el que se nos invita a quitarnos las cadenas para echarnos a correr como si no hubiera mañana. Tremenda la aceleración que se nos mete en el cuerpo, y es que el ritmo no baja en “Tomorrow”, con aplausos incluidos y versos más reflexivos. Estos son los dos temas que fueron publicados como singles previos, y son pura fuerza.

Waterline” corta un poco esa tendencia, llevándonos desde el hundimiento personal más crudo al “here comes the light” más dulce, en unos refinados minutos musicales que son la antesala de uno de los temas más a tener en cuenta en este trabajo: “Tonight”. Definido por el propio grupo como “El Hit”, es ese corte que todo el mundo se sabe y que todo el mundo quiere cantar y corear. ¡Vamos a darlo todo esta noche, cómo no!
En “Irrational” habría que destacar algo que ya de por sí está presente en todos los temas de ¡Viva!, y son esas voces dobladas y sus coros perfectos. Consiguen que estos minutos suenen super frescos, casi como de anuncio de verano, perfectos precisamente para perder el control y no dejar de mover el esqueleto. Esta idea sigue presente en “Burn”, un corte imponente en el que además está presente la pasión, el fuego, justo antes de enternecernos con “Distance”. La que sería la ¿balada? del disco, habla de esa distancia que crea el amor y no tanto los kilómetros, y lo hace con súplicas como “Lying side by side, I need you closer, please turn around…” 
A un servidor le encantan estos temas, no podría ser objetivo, pero en todo caso es para escuchar una y otra vez, algo que seguro a todos os pasará con “Ballet Dancer”, que, con permiso de la completísima y concluyente “For Nothing”, es otro de los puntos fuertes de este trabajo. Es uno de los primeros temas compuestos desde el nacimiento de la banda, y si es el que más les enorgullece (como hemos podido leer en otros medios) será por esos versos tan gráficos, por desbordar emoción en ese bello estribillo, y por conseguir envolvernos de principio a fin gracias a una intensidad que sube y baja en los momentos precisos.

Sin duda, este es un sueño hecho realidad, no solo para ¡Viva la Novia!, sino para todos aquellos a los que nos encanta escuchar cosas diferentes, y que disfrutamos y nos alegramos cuando discos así empiezan a sonar en medios relevantes del sector, encontrando un reconocimiento merecido y que seguro irá alcanzando metas mayores.

¡VIVA LA NOVIA!    ¡VIVA!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada